Algunas de las funciones de la APS aparecen claramente ya en la declaración de Alma Ata.2 Posteriores documentos avanzaron en definirlas con mayor precisión.3 Después de esos primeros lineamientos, un modelo conceptual ampliamente difundido fue el propuesto por Barbara Starfield,que definió cuatro atributos o funciones principales de la APS que se pueden examinar mediante elementos estructurales y de proceso de los sistemas o servicios en salud.

 

Funciones esenciales de la APS

Primer contacto: Supone la idea de que cada vez que surge un problema nuevo de salud se acude a un centro o profesional de salud concreto, que actúa como puerta de entrada al sistema sanitario y es accesible a la población. Se compone de dos subdimensiones:

–          la accesibilidad es el elemento estructural necesario para el primer contacto;

–          la utilización de los servicios como primer contacto, es decir, si el centro o profesional proveedor de APS es realmente visitado ante un problema o evento nuevo.

Continuidad: Observa la relación personal a largo plazo entre el usuario y el profesional o centro de salud, que debe facilitar el desarrollo de una relación basada en la confianza y en el conocimiento de la persona y su familia. Se compone de dos subdimensiones:

– Grado de afiliación: medida en la que los usuarios identifican una fuente habitual de atención de la salud y los centros de atención son capaces de identificar la población elegible o candidata a sus servicios.

– Continuidad interpersonal: atención longitudinal y focalizada en la persona (no en la enfermedad).

Coordinación: Es la función de enlace entre los servicios de atención, de tal modo que la persona reciba un cuidado apropiado de todos sus problemas de salud bajo la responsabilidad de su proveedor de APS. La coordinación permite el reconocimiento de problemas anteriores y nuevos e incluye también la referencia y el acompañamiento de la atención realizada en otros servicios especializados. Se compone de dos subdimensiones:

– Sistemas de información: disponibilidad de instrumentos de registro de la información y de incorporación de esa información al plan de atención de la persona, así como el desarrollo e implementación de un plan apropiado de identificación y gestión de necesidades de la población.

– Integración de la información: mecanismos de transferencia de la información y de recepción de otras fuentes que pueden estar involucradas en la atención de las personas.

 Integralidad o globalidad: Organización que pueda ofrecer un catálogo extenso e integral con todos los servicios que la población necesita, con articulación. Incluye la identificación de problemas de todo tipo, sean orgánicos, funcionales o sociales, particularmente aquellos que son más frecuentes en la población. Esta dimensión se evalúa respecto de:

– Servicios disponibles: aquellos servicios con los que el centro cuenta para ser provistos cuando sean necesarios.

– Servicios proporcionados: servicios necesarios para la población, que el centro realmente provee.

 

Funciones secundarias

 

El modelo define también tres funciones secundarias, cuyo logro se pueden suponer ligado a las funciones esenciales.

Enfoque familiar: Centrar la salud de los individuos en su contexto social más cercano.

Orientación comunitaria: Dirigir la atención a la resolución de los problemas de salud de la comunidad a la cual tiene como población diana.

Competencia cultural: Adaptar y establecer relaciones que faciliten la atención de los problemas de salud en las personas de diferentes grupos sociales de la población asignada.

 

Programa de transferencia de los resultados de la investigación (PROTRI) del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Córdoba.
Proyecto: Instrumentos para la evaluación de la atención primaria de la salud adaptados para Argentina.